Comportamiento del Tiburón Peregrino
3 mayo 2016 Los estudios realizados en 2003 han desmentido la idea de que los tiburones peregrinos hibernen y han demostrado que permanecen más o menos activos durante todo el año. En invierno, los tiburones peregrinos se trasladan a aguas abisales (profundidades de hasta 900 m o más) y se alimentan de grandes concentraciones de plancton en zonas muy profundas. Ejemplares marcados, seguidos por satélite, confirmaron que los tiburones peregrinos se mueven miles de kilómetros durante los meses de invierno, buscando grandes concentraciones de plancton abisal.

Los tiburones peregrinos se alimentan en ocasiones en o cerca de la superficie, manteniendo la boca abierta de par en par, mientras disponen verticalmente abiertas totalmente sus agallas. Se trata de un movimiento lento, no mayor de dos nudos de velocidad, y no tratan de eludir acercarse a los barcos (a diferencia de los grandes tiburones blancos que se muestran recelosos). Son totalmente inofensivos para los seres humanos, que nadan a su alrededor, y no suelen prestarles ninguna atención.

Los tiburones peregrinos son animales gregarios y forman segregaciones diferenciadas por sexo, por lo general en pequeños grupos de tres o cuatro individuos, aunque en ocasiones han podido ser avistados hasta 100 tiburones peregrinos nadando juntos. Parecen seguir indicaciones visuales, pues aunque el tiburón peregrino tiene ojos bastante pequeños para su tamaño, éstos están completamente desarrollados y pueden incluso inspeccionar visualmente barcos, posiblemente porque los pueden confundir con sus propios congéneres. Se cree que las hembras se habitúan a buscar aguas poco profundas para dar a luz sus crías.

Estos tiburones tienen pocos depredadores, pero se conoce que las orcas y los tiburones tigre pueden alimentarse ocasionalmente de ellos, así como las ya mencionadas lampreas, si bien es poco probable que sean capaces de atravesar la gruesa piel de estos tiburones.

A pesar de que el tiburón peregrino es grande y lento, se ha informado de ejemplares saltando fuera del agua, aunque se ignora el por qué de este comportamiento. Algunos especialistas argumentan, sin base probada, que puede ser debido al intento del animal por desembarazarse de parásitos externos adheridos a su piel.
 
 
 
 
 
 

Grupo Notiauto
Derechos Reservados 2019
www.notiauto.com