Biólogos marinos luchan por conservar Tiburón Martillo
1 mayo 2016 Mediante el marcaje de tiburones martillos, para su monitoreo, es cómo la asociación conservacionista Misión Tiburón busca tener un registro para la salvación de esa especie, el proyecto contó con el apoyo de Fundación MarViva por al menos un año y medio.

La misión es liderada por Andrés López e Ileana Zanella, quienes realizan el estudio en el Golfo Dulce, Pacífico Sur, y reciben fondos de diferentes instituciones.

“El proyecto consiste en capturar tiburones martillo para marcar, nosotros estamos realizando estos estudios desde hace 5 años, para eso utilizamos marcas acústicas para saber de movimientos, la residencia de los tiburones en ciertos hábitats específicos”, apuntó López a DIARIO EXTRA.

Una vez que capturan uno de los escualos, generalmente con la ayuda de un pescador profesional, le toman medidas para determinar qué clase de marcaje se le puede implantar al tiburón.

En caso de que mida menos de 70 centímetros, los biólogos proceden a ponerle sólo una marca plástica, la cual tiene una numeración, dirección de la página web, números telefónicos y otros detalles.

Las marcas plásticas permiten que si algún otro pescador recaptura a ese mismo tiburón, les pueda devolver la información a la Organización No Gubernamental (ONG) Misión Tiburón sobre el tamaño y lugar donde fue atrapado.

Los biólogos marinos destacaron que además utilizan marcas acústicas, las que consideran como tecnología pasiva, que permiten un mejor control y se implanta mediante una incisión.

La marca acústica es un pequeño dispositivo que funciona con diferentes receptores marinos, instalados en lugares críticos al fondo del mar.

“Marcamos tiburones cerca de esos lugares para saber cuándo pasan los tiburones por esa zona, cuándo se van y hacia dónde se van”, detalló López.

En Costa Rica, se cuenta con al menos 12 receptores en el Golfo Dulce, además de los instalados en Isla del Coco, Isla del Caño, Islas Murciélagos y al norte del país, lo que les permite crear una red.

Andrés López detalló que realizan la gira para el marcaje de los tiburones martillo en el Golfo Dulce al menos una vez al mes.

El proyecto les ha permitido determinar que es importante la protección de esa especie en ese sector del país, debido a que ahí es donde se encuentran los tiburones martillo recién nacidos, que posteriormente se trasladan a la Isla del Coco.

“Todo Golfo Dulce es utilizado por los juveniles del martillo y otras especies como áreas de cría, se definen como lugares donde los tiburones pasan sus primeros años de vida, son lugares donde hay más tiburones que en otras zonas”, apuntó el biólogo marino Andrés López.

Según López, han logrado determinar que la mayoría de tiburones martillo recién nacidos se puede encontrar en la zona desde abril hasta julio.

“Allá (Isla del Coco) están los adultos que vienen acá (Punta Piedra, Golfito) a parir a los tiburones, los recién nacidos se quedan en el Golfo Dulce entre 3 o 4 años y salen, pero hay casos excepcionales en el que abandonan el sitio desde un año, según hemos comprobado con los receptores y marcajes”.

En promedio los tiburones martillo recién nacidos miden en promedio 60 centímetros.

Erick Ross, de Fundación MarViva, detalló que esa es una estrategia de sobrevivencia y en esa zona van a estar resguardados de tiburones más grandes.

“Los tiburones juveniles son muy pequeños, entonces las hembras se acercan a zonas costeras, resguardadas, donde ellos van a poder crecer y encontrar alimentos fácilmente, porque ellos se alimentan de camarones y peces pequeños”.

Ross señaló que las crías se mantienen en el golfo por al menos 3 años mientras van creciendo y generalmente llegan a una etapa de madurez, cuando alcanzan los 2 metros.

“Es importante protegerlos cuando son grandes en la Isla del Coco y aquí (Golfo de Nicoya) cuando son pequeños porque si no los protegemos en la costa, van a ser pescados y nunca van a llegar a ser adultos”, apuntó el experto de MarViva.

OBJETIVO

Misión Tiburón es una ONG creada en el 2010 por varios biólogos marinos, entre ellos Ileana Zanella, destacan estudios que dicen hemos perdido el 90% de los grandes depredadores del mar.

“El reto es la conservación, nosotros trabajamos con tiburones porque estamos convenidos que ecosistemas con tiburones son ecosistemas saludables, los tiburones son especies sombrilla, si los cuidamos, por ende vamos a cuidar otras especies”, destacó el biólogo.

Además piden al Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (Incopesca) y al gobierno que se hagan cierres de zonas específicas, en fechas ya determinadas en las que hay más tiburones martillo en la zona.

Piden además que se regulen el arte de pesca con malla, la cual no es permitida en la zona, sin embargo en un recorrido realizado por DIARIO EXTRA se pudo comprobar el uso de esta técnica, la cual al atrapar al tiburón martillo, y al ser este tan pequeño, queda pegado y tras 10 min
 
 
 
 
 
 

Grupo Notiauto
Derechos Reservados 2019
www.notiauto.com